fernandosaenz.com

Pursuing the gold hidden behind raw data


Bienvenido/a,

No te voy a mentir, esto es un blog técnico, aunque no trata sobre tecnologías específicas. Expongo la motivación que hay detrás del diseño de cada sistema, y sus resultados. No voy a darte una explicación técnica de cada tecnología que diseño o utilizo. No vamos a "ver las tripas".

En estos últimos doce años, en los que he ejercido de gerente, he podido ver cómo la explotación inteligente de datos mejora de forma notable los resultados en diferentes ámbitos de la empresa. En este blog comparto esas experiencias, explicadas de forma resumida pero clara.

fernandosaenz.com
En la mayoría de posts verás que incluyo una ficha que encabeza la lectura, y que ofrece una visión instantánea de lo que encontrarás si decides continuar. La mayoría de artículos los podrás leer en 3-4 minutos de tu tiempo.

Busco ofrecer un formato de micro-posts que giren en torno a la búsqueda de valor añadido buceando en datos crudos. Y siempre orientados a la divulgación de las experiencias que he vivido en esta obsesión que tengo por aplicar tecnología, a veces sencilla pero suficiente, en cada ámbito de la empresa.

Espero que lo disfrutes tanto como yo.

- Fernando Sáenz -
mayo 21, 2020

Por qué no todas las plataformas pueden habilitar tu negocio digital

En esta etapa de mi carrera profesional llevo ya más de 10 años asesorando, diseñando, y en algunos casos supervisando la ejecución de estrategias y proyectos de digitalización de productos y servicios en el sector industrial. Gracias a mi trabajo al frente de Savvy Data Systems, he visto muchas y variadas formas de acometer un proceso de digitalización. En este artículo quiero hacer hincapié sobre la importancia de una buena elección de tecnologías, y cómo dicha elección puede impulsar o destruir por completo la capacidad de generar un negocio viable apalancado en la digitalización.

Quizá más de un perfil técnico acuda a este artículo pretendiendo saber qué tecnologías concretas recomiendo. Pues bien, lo primero que hay que interiorizar es que una digitalización efectiva no se puede entender como una suma de herramientas digitales más o menos conexas entre sí. Prueba de ello es que España es referencia europea en despliegue de fibra óptica, con un 44% de penetración de FTTH, y en cambio nuestras empresas están lejos del nivel de digitalización de otros países que cuentan con redes de comunicaciones de peor capacidad. Hace falta diseñar y especificar un plan, con unos objetivos bien definidos, la forma de alcanzarlos, y mecanismos para medir cuantitativamente el progreso. Además, la elección de los objetivos debe hacerse teniendo en cuenta el impacto estimado de los mismos, es decir, acometer aquello que realmente vaya a generar valor para la empresa o para sus clientes.

La elección de tecnologías debe ser una parte más de la estrategia, aunque pueda ser una consecuencia o derivada de esta última. Por tanto, existe un componente estratégico importante en la elección de tecnologías cuando se acomete un proyecto de digitalización.

Todo esto parece obvio, pero lo cierto es que no son pocos los casos en los que esta visión se pierde en algún punto del camino. Existen muchas empresas que iniciaron el proceso con energía e ilusión, pero que actualmente se encuentran atascadas en mitad del mismo. Según un reciente informe de McKinsey, el 72% de los proyectos de digitalización que analizaron se habían quedado congelados antes de haber logrado los resultados esperados. Lo curioso es que, entre los motivos más habituales que detectaron, el 62% de las causas resultaban estar dentro de las capacidades de gestión de las empresas, es decir, no se trataba de causas externas o coyunturales. Resulta además muy significativo que solo el 19% de los proyectos atascados lo hicieran en fase piloto, y el resto (81%) fuera en etapas de escalar (62%) o de lograr el impacto completo al escalar (19%).

El informe analiza diversas causas que me parecen muy bien apuntadas, como por ejemplo la importancia de la implicación del CEO de la compañía en el proceso de transformación, la comunicación clara de los objetivos en toda la organización, o que sea vital la creación de un modelo económico realista de los objetivos específicos de la trasformación y los resultados de negocio que ésta generará. En este artículo quiero centrarme en cómo una correcta elección de tecnologías, enfocada desde un punto de vista estratégico, puede impulsar la transformación a través de un camino de éxito; y cómo una mala elección en este ámbito puede lastrar enormemente la adecuada consecución del plan.

Veamos a continuación cuáles son los factores específicos de la tecnología que pueden provocar un frenazo en la escalabilidad del plan estratégico:

Estructura de costes

Aunque cada vez es menos habitual el efecto “nadie es despedido por contratar a IBM”, sigue siendo relativamente habitual en las empresas de mayor tamaño. Aliarse con grandes empresas proveedoras (“el gigante de la sala”) suele asociarse a una menor probabilidad de despido por parte de la persona que tomó la decisión en caso de que el proyecto salga mal, con el argumento de “si el gigante no lo pudo hacer bien, peor lo hubiera hecho una empresa mediana/pequeña”. En el caso de la transformación digital, la realidad puede ser en ocasiones precisamente la inversa, los Big Players no suelen tener la capacidad de adaptación o personalización que puede tener una empresa más cercana. Dedicar un presupuesto exagerado a las tecnologías no quiere decir que una empresa esté apostando más firmemente por una transformación digital efectiva. Solo quiere decir que está gastando más dinero en tecnología, al igual que desplazarse en un Ferrari por una carretera regional no es más efectivo, pero sí más caro. Una estructura de costes demasiado elevada suele pasar inadvertida en fases muy tempranas, para emerger después como una ballena en pleno Atlántico, llevándose por delante la viabilidad del modelo de negocio que tan detalladamente se había diseñado en la estrategia de digitalización. Costes altos en tecnología implican precios altos para nuestros productos y servicios digitales, menor margen para recuperar la inversión, dificultad para monetizar el valor añadido, dificultad para lograr beneficio, y un aumento de la probabilidad de que el mercado rechace nuestros nuevos productos y servicios.

Retención de datos

Siendo parte de la estructura de costes, el diseño de una buena política de retención de datos tiene tanto peso en cualquier sistema digital que merece una mención específica. En un entorno de innovación, se aplican tecnologías conocidas en situaciones nuevas, de cierta incertidumbre, donde a priori es difícil saber qué conjuntos de datos serán los que nos acerquen al resultado deseado. Por eso, en entornos industriales donde el componente de innovación es muy alto es habitual que se cumpla la máxima a la que hacía referencia Bob Mercer «the best data is more data». Sin entrar a juzgar las decisiones que tomen los expertos del dominio sobre qué datos deben o no deben adquirirse y almacenarse, el hecho es que un buen diseño en cuanto a la retención de los datos puede impactar de forma decisiva en la estructura de costes. En ocasiones puede ser una solicitud que venga impuesta desde el cliente, por ejemplo en forma de histórico de trazabilidad de fabricación. También es habitual que los datos se almacenen de forma duplicada o incluso triplicada debido a diferentes requerimientos de diferentes entornos de análisis que se puedan utilizar de forma simultánea en un mismo proyecto (es habitual al combinar Historiadores, Business Intelligence y entornos de Machine Learning). Todo ello hace que exista una cierta inevitabilidad en cuanto a la aparición de ROT Data, Dark Data, baja eficacia de almacenamiento al no explotar la localidad temporal y espacial de los datos (Hot Data, Cold Data), y otros tipos de ineficiencias que aumentarán de forma importante la estructura de costes.

Fiabilidad

El concepto Lean es sin duda una forma estupenda de realizar primeras aproximaciones para testar la viabilidad de ciertos conceptos técnicos. Ahora bien, lo que en un momento dado puede ser un prototipo perfectamente válido, habitualmente está sustentado sobre una elección de tecnologías más o menos rápidas de ensamblar y con escasa robustez. Las herramientas más adecuadas para prototipado habitualmente priman la flexibilidad y rapidez de ensayo, en detrimento de la robustez o fiabilidad. No están concebidas para un uso industrializado, sino para ensayo rápido, para prueba y error. Es importante ser consciente de ello, y tener en cuenta las capacidades reales de las herramientas implantadas para poder planificar una sustitución de las mismas en fases posteriores.

Escalabilidad

Se trata de un factor que también está vinculado al concepto Lean. No todas las tecnologías tienen la capacidad de escalar en la medida en la que lo requerirá nuestro negocio futuro, y de nuevo habrá que actuar con cautela de forma similar a la presentada en el caso de la fiabilidad. Cuando una empresa lanza al mercado un conjunto de productos y servicios, tiene que garantizar que puede proveerlos de forma adecuada. Una mala escalabilidad puede suponer interrupciones de servicio, mal funcionamiento de componentes, o incluso una saturación completa del sistema que impediría por completo dar servicio a los clientes.

Mantenibilidad

En la actualidad la tecnología es extremadamente cambiante. Muchas de las herramientas que utilizamos hoy sufrirán rápidas evoluciones en pocos años, se verán profundamente transformadas, o incluso desaparecerán dejando paso a otras. Además de establecer procedimientos de vigilancia tecnológica, para evitar el estancamiento es importante que nuestro sistema permita un alto grado de mantenibilidad. La arquitectura que hace las funciones de “pegamento”, uniendo las diversas tecnologías implicadas en el sistema, debe permitir la intercambiabilidad de las mismas. Así, una herramienta podrá ser rápidamente actualizada a una versión más nueva, favoreciendo la renovación de las capacidades del sistema completo, así como su Ciberseguridad. La intercambiabilidad debe permitir también la sustitución de herramientas, habilitando así una mayor capacidad de evolución del sistema.

Ciberseguridad

Este factor cada vez está tomando más peso. La digitalización en gran medida supone la adopción de escenarios en los que los datos no se encuentran físicamente controlados en una estancia concreta, ya que las tecnologías de análisis y explotación de datos requieren habitualmente la potencia y flexibilidad que aporta un entorno basado en Cloud. Garantizar de forma fiable la integridad, confidencialidad y disponibilidad de la información es una tarea muy relevante en todo proceso de digitalización. Por un lado, utilizar tecnologías certificadas (ej. ISO/IEC 15408, Common Criteria) permite proyectar confianza hacia los actores implicados. Por otro lado, es cada vez más habitual que los algoritmos de optimización puedan sugerir cambios de parámetros en las máquinas, lo cual implica que la Ciberseguridad no atañe únicamente al mundo digital (security), ya que a través de las máquinas se convierte en algo físico y por tanto parte de la estrategia de seguridad física (safety) y PRL.

En este artículo hemos revisado seis factores clave a tener en cuenta a la hora de realizar una elección estratégica de tecnologías, y cómo su adecuada comprensión puede ser determinante para establecer el soporte tecnológico que requiere una transformación digital.

Si vas a iniciar un proceso de digitalización en tu empresa o te encuentras entre ese 72% de empresas que, tal y como señala el informe de McKinsey, se encuentran atascadas en mitad del proceso, cuenta con nosotros. En Savvy Data Systems sabemos cómo hacer que la digitalización de tu empresa sea un factor generador de negocio a corto y a largo plazo.

Además, para saber si tu estrategia no solo es «factible» sino también viable y rentable, te recomiendo que solicites nuestro cuestionario «del 4.0 al 4.1» de 20 preguntas que te servirá para obtener nuestro diagnóstico inicial sin coste, que estoy seguro te ayudará a determinar si estás tomando las decisiones adecuadas.

gestión , tecnología # , , , ,
Compartir: / / /