fernandosaenz.com

Pursuing the gold hidden behind raw data


Bienvenido/a,

No te voy a mentir, esto es un blog técnico, aunque no trata sobre tecnologías específicas. Expongo la motivación que hay detrás del diseño de cada sistema, y sus resultados. No voy a darte una explicación técnica de cada tecnología que diseño o utilizo. No vamos a "ver las tripas".

En estos últimos diez años, en los que he ejercido de gerente, he podido ver cómo la explotación inteligente de datos mejora de forma notable los resultados en diferentes ámbitos de la empresa. En este blog comparto esas experiencias, explicadas de forma resumida pero clara.

fernandosaenz.com
En cada post verás que incluyo una ficha que encabeza la lectura, y que ofrece una visión instantánea de lo que encontrarás si decides continuar. La mayoría de artículos los podrás leer en 3-4 minutos de tu tiempo.

Busco ofrecer un formato de micro-posts que giren en torno a la búsqueda de valor añadido buceando en datos crudos. Y siempre orientados a la divulgación de las experiencias que he vivido en esta obsesión que tengo por aplicar tecnología, a veces sencilla pero suficiente, en cada ámbito de la empresa.

Espero que lo disfrutes tanto como yo.

- Fernando Sáenz -
enero 25, 2015

Entrevista Diario Vasco

A finales de Enero vinieron a entrevistarme de El Diario Vasco, para la sección de economía del periódico. A continuación transcribo el contenido de la noticia.

Enlace a la noticia original: http://www.diariovasco.com/economia/empresas/guipuzcoanas/201501/25/desarrollar-producto-llevado-cinco-20150125080624.html

«Desarrollar el producto ha llevado cinco años; llegó la hora de la verdad»

Fernando Sáenz – fundador y promotor de Cyril Data Systems
Sáenz mira con valentía al precipicio al que todo empresario se enfrenta cuando inicia su aventura: el dictamen del mercado

Llegó el día D, la fecha clave, la hora de verdad para Fernando Sáenz. Con la entrada de 2015 este donostiarra de 34 años soltará en el mercado su criatura más ambiciosa: un software que conecta una o varias máquinas a la vez a su fabricante y le transmite información de forma constante sobre el estado de las mismas, lo que le permitirá ser proactivo en su mantenimiento y prevenir averías, entre otras cosas. Sáenz lleva prácticamente un lustro preparando esta tecnología junto a su socio, Jon Salvidea, y un equipo compuesto por cuatro personas. Entre todos, dan vida a una empresa de nombre Cyril Data Systems que se formalizó como tal en San Sebastián en julio de 2013. Saben que su tecnología funciona, dice este ingeniero informático, pero ahora tienen que ver qué opina el mercado al respecto.

– ¿Nerviosos?

– No, lo hemos dado todo, llevamos años trabajando de forma intensa para poder llegar hasta aquí. Para mí lo más importante es que ha llegado el momento en el que toda esta tecnología que hemos ido desarrollando y que además sabemos que funciona muy bien salga al mercado. La tecnología la tenemos demostrada, sabemos que existe una demanda en el mercado, pero el paso que tenemos que dar ahora es saber venderla, porque hasta que no vendes de verdad no sabes qué acogida tiene realmente.

– ¿Y cómo está tan seguro de que funciona si aún no está a la venta?

– Hemos realizado ya varias implantaciones de este software, tenemos 44 fábricas conectadas ahora en cuatro continentes. Han sido early adopters, gente que se ha acercado a nosotros porque quería probar el producto.

– Cuénteme un poco cómo llegó a esto, en qué momento se pone uno a pensar en los problemas de los fabricantes de máquinas…

– Yo era socio de Syslan, una ingeniería que trabaja haciendo software para diferentes entornos, y de la que Cyril es una spin off. Y estando en Syslan, hace ya unos años, mientras trabajábamos en el entorno industrial, nos dimos cuenta de que existía una cierta casuística, una cierta problemática que se repetía entre los fabricantes de distintas máquinas. Nos dimos cuenta de que los compradores de maquinaria industrial no sólo se fijaban en las características y las capacidades de las máquinas que adquirían, sino que cada vez más demandaban garantías de que esas máquinas iban a ser capaces de mantener la productividad en el tiempo. No querían comprar una máquina que en un determinado plazo de tiempo sufriera una parada no programada o tuviera problemas de mantenimiento ocultos, por ejemplo. Así que buscamos una solución que permitiera a los fabricantes anticiparse a la máquina y garantizar que su estado operativo es óptimo; ser proactivos y evitar que les tuvieran que llamar para decirles que su máquina se ha parado y entonces actuar. Y que además ese mantenimiento pudiera abarcar muchas máquinas al mismo tiempo.

– ¿Cómo lo hicieron?

– Dimos la vuelta a todo lo existente hasta ahora: en vez de que los técnicos se conecten a las máquinas, que sean las máquinas las que estén conectadas a nuestra nube (plataforma virtual) y envíen su información a ella. En pocas palabras: nosotros enviamos por correo unas cajitas (captadores) un poco más grandes que un móvil que se instalan en las máquinas fácilmente y empiezan a enviarnos la información de esa máquina. Y le damos al fabricante un cuadro de control en el que ve todas las máquinas de todos sus clientes. Él podrá definir alarmas sobre las máquinas y ser mucho más proactivo con respecto a ellas porque además las máquinas antes de estropearse suelen dar microavisos.

Una oficina muy transparente

Poder acceder y analizar a toda la información existente a su alrededor parece ser un impulso natural para Fernando Sáenz. Incluso lo ha aplicado a su empresa, incluidas las personas que trabajan en ella y él mismo. «Estaba en casa dándole a la cabeza y pensando: “cómo me gustaría controlar la empresa cuando no estoy en ella”», y elaboró, casi por hobby, un sistema de control interno que permitía ver y analizar todo tipo de datos, desde tiempos de trabajo hasta problemas surgidos. «Pero parecía demasiado agresivo, era como si hubiera puesto sensores a las personas, así que lo liberé para que todas participaran en él y pudieran ver lo que hacía yo también. Y resultó que la gente se involucró. Les gustó, y empezamos a hacer más métricas, más estadísticas de distintas cuestiones de la empresa».

Ingeniero informático, hace varios años ya que Fernando Sáenz vio que su futuro pasaba por especializarse. Pasó de programador por cuenta ajena a estudiar Ingeniería informática y de ahí a crear su propia empresa. De conversación fluida, analítica y con mucha atención al detalle se percibe a la legua que Sáenz es de esos emprendedores resolutivos que no se andan por las nubes -más allá de las que crea para guardar datos, claro-, sino que busca soluciones prácticas a problemas complejos.

– ¿Cuando trabaja, dónde tiene la mirada puesta?

– En el industry 4.0. Pero no nos queríamos quedar atrás, en el sentido de que ese mirar y preparar productos para el futuro no nos puede hacer olvidar que hay cosas que se pueden sacar ahora y que van abriendo camino a nuevos desarrollos.

– ¿Qué ha sido lo más difícil de cara a salir al mercado?

– Simplificar el producto. Hacerlo sencillo y con un coste contenido. Y darle un modelo de negocio para que, además, los inversores vieran clara la entrada.

– ¿Lo han hecho solos?

– Hemos recurrido a asesores que nos han ayudado a redondear el modelo de negocio. Para mí la clave está en sacar un producto que de verdad puede ir rápido al mercado, sin tener que esperar a que en 2018 haya, no sé, una súper inteligencia artificial. Buscábamos un producto que rompiera un poco y que democratizase el tema de la monitorización y el control: esto no es sólo para máquinas de diez millones de euros, vale para cualquiera que funcione con sensores, como grúas, compresores, ascensores…

– ¿Cómo es ser empresario? ¿Le ha costado involucrar al equipo?

– Tengo un equipo muy muy bueno que se ha implicado completamente en el proyecto estos años. Yo creo que tienes que ser bastante cercano y que tiene que haber mucha transparencia: ellos tienen que saber lo que está pasando en la empresa, porque si no es imposible que se impliquen. Además, considero importante que vean también todo el esfuerzo que haces… Si exiges a tu equipo más tienes que exigirte a ti. Hemos trabajando intensamente; sabíamos que esto era una carrera de fondo y que teníamos que llegar fuertes en tecnología a este momento. Y ahora estamos ya en la línea de salida.

eventos # ,
Compartir: / / /